Sunday, February 12, 2017

¿Israel no debería prestar más atención a ciertas posibles manifestaciones de antisemitismo? - Shmuel Rosner - NYT



Los judíos en los Estados Unidos estaban justamente preocupados y enfadados a finales de enero, cuando un comunicado de la Casa Blanca en el Día Internacional de la Memoria del Holocausto no mencionó a las principales víctimas del Holocausto: los judíos.

Organismos tanto desfavorables como favorables al presidente Trump denunciaron el comunicado. Algunos consideraron que era la prueba de que la nueva administración quería hacer un llamamiento a los sentimientos antisemitas. Otros dieron a la Casa Blanca el beneficio de la duda, presumiendo que la redacción de la declaración fue un error lamentable.

El jefe de la Liga Antidifamación argumentó en un blog que la declaración confirmaba "las esperanzas de los enemigos de los judíos que tratan de normalizar el antisemitismo y descartar la idea de que los judíos sufrieron de manera desproporcionada durante la Segunda Guerra Mundial". La coalición Republicana Judía dijo que "la ausencia de una declaración directa sobre el sufrimiento del pueblo judío durante el Holocausto fue una omisión lamentable". El columnista conservador John Podhoretz denominó el intento de la Casa Blanca de explicar y justificar esa ausencia como "abominable".

El gobierno de Israel , sin embargo, permaneció en silencio.

Ese silencio no pasó desapercibido. Sean Spicer, el secretario de prensa de la Casa Blanca, trató de desviar las críticas de la declaración diciendo que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, "ha dado la bienvenida a esta administración" y "valora la amistad y el respeto" que el señor Trump "ha demostrado por Israel y el pueblo judío". En otras palabras: La administración Trump es amiga de Israel y por lo tanto es un amigo del pueblo judío. Y por lo tanto, merece cierta libertad de acción en sus declaraciones relacionadas con el Holocausto.

Por supuesto, una declaración inadecuada no convierte a la Casa Blanca de Trump en antisemita. Tampoco el hecho de que el presidente tenga seguidores antisemitas. De hecho, hay muchas razones para sospechar de los intentos de pintar a Trump como hostil a los judíos: Su hija y sus nietos son judíos. Y ha tenido en los últimos años consejeros, empleados y donantes judíos.

Aún así, el silencio de Israel sobre la declaración del Holocausto de la Casa Blanca nos dice algunas cosas inquietantes sobre el Estado judío. La más importante es que hay un límite a lo que Israel está dispuesto a sacrificar en sus denuncias del antisemitismo. Tomemos el ejemplo del Partido de la Libertad de Austria, que fue fundada por antiguos nazis. Durante años, Israel se negó a tener contacto con ese partido debido a sus inclinaciones antisemitas. Pero a medida que crecía en el poder - y respaldaba al Estado judío - Israel se fue volviendo más receptivo a aceptar el cortejo del Partido de la Libertad.

De vez en cuando, hay incluso una tentación para Israel se beneficie de antisemitismo. En los últimos años, en lugar de centrarse en la necesidad de luchar contra el antisemitismo en Francia, Israel pidió a los Judios franceses venir a vivir en Israel.

Ocasionalmente, cuando Israel se encuentra con un caso claro de negación del Holocausto, o de persecución de los judíos, que no tiene ningún reparo en levantar su voz. Hace dos años, el canciller israelí advirtió a los partidos europeos populistas y de extrema derecha que debían huir de los neonazis y describió al partido Jobbik de Hungría y a Golden Dawn de Grecia como "ilegítimos".

Pero la mayor parte del tiempo, Israel intenta equilibrar con delicadeza su deseo de deslegitimar el antisemitismo y su necesidad de mantener unas relaciones exteriores que hagan avanzar sus causas. A veces esto significa utilizar los ataques contra los judíos para atraer la inmigración judía a Israel. A veces significa hacer la vista gorda ante cierto antisemitismo a cambio de apoyo político. A veces significa ignorar la trivialización de los judíos muertos en el Holocausto.

Esto es tan inevitable como preocupante, incluso doloroso. Desde luego Israel es un estado con intereses y prioridades entre las que censurar el antisemitismo es una de ellas, pero no la única.

David Ben-Gurion, el padre fundador de Israel, entendió esto cuando accedió a aceptar las reparaciones económicas de Alemania, menos de una década después del Holocausto. Los oponentes de Ben-Gurion tenían un poderoso punto de vista moral en contra de aceptar el dinero de un país que acababa de orquestar el asesinato de millones de judíos, pero el primer ministro israelí pensó que su deber como responsable de la construcción y la defensa del nuevo estado triunfaba sobre tales consideraciones. Entonces, como ahora, Israel veces accedió a ayudar a otros países y partidos en el encubrimiento de su imagen. A menudo fue un intercambio: Nosotros, Israel, conseguiremos lo que necesitamos en forma de dinero, armas o apoyo político, mientras ustedes obtendrán el derecho a exhibirse con Israel como prueba de que no son antisemitas.

Esto podría llegar a ser mucho más incómodo cuando el país en cuestión son los Estados Unidos y cuando la persona acusada de tolerar el antisemitismo es el presidente de los Estados Unidos. Israel depende de la ayuda, la seguridad y el apoyo diplomático de los Estados Unidos más que de cualquier otro país. Y la comunidad judía estadounidense es el otro pilar principal de los judíos del mundo, al lado de Israel. Más del 80% de los judíos viven y prosperan, ya sea en Israel o en los Estados Unidos. Esto hace que cuando se trata de los Estados Unidos, el antisemitismo oficial no puede ser pasado por alto.

Esto podría resultar en una división irreparable entre los judíos. La declaración del Día Internacional de la Memoria del Holocausto - provocando la protesta judía en los Estados Unidos, mientras no provocaba nada en Israel - sólo lo demostró.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home