Saturday, February 11, 2017

El acertijo de Amona - Daniel Gordis - Tablet



Jóvenes judíos encogidos de miedo en una sinagoga repleta de libros sagrados mientras las fuerzas de seguridad irrumpen destrozando las puertas, suena como una escena de otro lugar, de un momento diferente. Invariablemente, la imagen nos transporta a Europa, a los judíos como víctimas consumadas, a unos acontecimientos que nuestro sentido del bien y el mal, de lo justo e injusto, interpreta como exento de ambigüedad.

La evacuación de Amona la semana pasada fue dolorosa por muchas razones, siendo una de las mas importantes una imagen a la vez similar y dramáticamente diferente. Una vez más, unos judíos se parapetaron en una sinagoga. Una vez más, se sentaron en el suelo ante unas estanterías repletas de textos sagrados. Y una vez más estaba claro que no era más que cuestión de tiempo que las fuerzas de seguridad violaran las barreras, entraran en la sinagoga y se llevaran a los judíos fuera de allí.

Esto, por supuesto, no era Europa, y los soldados no eran nazis sino judíos cuya misión era defender el estado de derecho en un Estado judío. Por lo tanto, el dolor que muchos de nosotros sentimos no provenía de la imagen de unos judíos como víctimas. Esta vez, mientras estábamos sentados frente a una pantalla mirando con gran atención, sentimos el doloroso anhelo de una claridad moral que desde hace mucho tiempo hemos perdido.

Esto no era porque no había ninguna duda de que Amona tenía que ser desmantelada. El Tribunal Supremo había dictaminado que se asentó sobre una tierra palestina privada, y por lo tanto exigía que sus habitantes la abandonaran. Uno puede cuestionar la decisión del Tribunal o incluso el activismo del Tribunal en general, sin embargo, el Tribunal de Justicia es el tribunal. Menachem Begin dijo una vez que los colonos de Elon Morhe, a los que el Tribunal Supremo también había dado instrucciones de desalojar y que confiaban en que Begin estaría a su lado y se resistiría: "Hay jueces en Jerusalén". Donde no hay jueces, o cuando nadie les hace caso, la sociedad civil no puede perseverar. Un gobierno que no hace caso al Tribunal Supremo o lo ignora siembra las semillas de final de una democracia.

El desmantelamiento de Amona fue crítico para la supervivencia de Israel. O eso pensamos.

De hecho, muchos israelíes creen que Amona no es el problema, sino el proyecto de asentamientos que pone en peligro el futuro de Israel. Después de todo, si la derecha dura de Israel se sale con la suya y se anexiona Cisjordania como manifiesta pretender hacer Naftali Bennett, ¿el posible futuro sería un estado judío y democrático? ¿Qué será de los 2,5 millones de árabes que viven en lo que muchos israelíes llaman Judea y Samaria? ¿Alguien realmente se imagina que el mundo toleraría que Israel tratara de reubicar a esas personas en el otro lado del río Jordán? ¿O que Jordan estaría de acuerdo con eso? ¿O que el proyecto no es remota y logísticamente factible? ¿O que la mayoría de los israelíes que se enfrentarían con imágenes demasiado familiares de soldados desarraigando comunidades enteras se quedarían de brazos cruzados?

¿Vamos a convertir en ciudadanos israelíes a esos 2,5 millones de árabes? Si se hace, eso convertiría a los árabes en alrededor del 40% de la población de Israel, un número que es probable que pronto crecería. Añadan a eso a la población haredi, y los sionistas serían una minoría en el Estado judío. "La ciudadanía para todos" es, pues, otro camino a la destrucción de todo lo que hemos construido.

Otros, por lo tanto, sugieren que concedemos a estos árabes plenos derechos civiles, pero no el voto. Sin embargo, ¿un país en el que millones de personas no tienen voz en la selección de su gobierno no sería un paso hacia un apartheid? ¿Estamos dispuestos a destruir a Israel librándolo de toda legitimidad legal, moral o internacional?

Pero si las cosas están tan claras, ¿por qué no tenemos un sentimiento de claridad moral mientras vemos que Amona ha llegado a su final? ¿No representó el triunfo sobre Amona un triunfo de la democracia y del estado de derecho de Israel? ¿Decentes como eran la mayoría de sus habitantes, no provocaron ellos mismos, incluso con la mejor de las intenciones, la condena de ese lugar al que llamaban hogar?

Sí, pero no. Lo que vimos cuando como observamos la demolición de la sinagoga de Amona fue también la ruptura del espíritu fundacional de Israel. Nada articula mejor ese ethos que la vieja canción sionista "Anu Banu Artza": "Hemos llegado a la Tierra de Israel para construir y asentarnos".

Antes de la estatalidad, los judíos emigraron a Palestina y se asentaron en las tierras que pudieron comprar. Después de la Guerra de la Independencia, cuando Israel capturó parte del territorio que no estaba incluido en los mapas del plan de partición de la ONU, los judíos también construyeron en esa tierra. La mitad de la Galilea, incluidas pequeñas ciudades como Carmiel, es judía porque los judíos construyeron sobre un territorio que los árabes perdieron en una batalla que esos mismos vecinos árabes nunca debieron haber iniciado. En 1949 nadie se preguntó si los judíos debían asentarse sobre esa tierra que Israel acababa de capturar. El momento político era diferente, las normas internacionales eran más permisivas y, quizás lo más importante, crear y construir en la tierra fue el oxígeno del Estado judío. Es por ello que a partir de 1967 muchos de los que comenzaron a construir a través de la Línea Verde asumieron que estaban haciendo precisamente lo que habían hecho sus padres o abuelos. Ellos regresaban y se instalaban en la Tierra de Israel. ¿Acaso eso no había sido la esencia del sionismo? ¿Por qué no podían ser la ola más reciente de pioneros del sionismo?

Casi medio siglo ha pasado desde el comienzo del proyecto de los asentamientos. Algunos israelíes creen que el proyecto ahora amenaza el ser mismo de Israel, mientras que otros lo ven como la encarnación de lo que se hizo y de lo que sigue haciendo viable a Israel.

En realidad, ambas partes perdieron la semana pasada. Si estuviéramos más en sintonía con nuestras almas y nuestra historia, todos estaríamos de duelo. Para salvar a la sociedad civil de Israel, no hubo más remedio que desmontar Amona. Sin embargo, ¿qué nos queda? ¿en qué creemos aún? Si el sionismo ya no implica asentarse en la Tierra de Israel y construir en ella, entonces, ¿qué es el sionismo? Si la opinión de AD Gordon de que solamente a través del trabajo de la tierra, con la suciedad siempre presente bajo las uñas, serían redimidos los judíos, ahora nos parece pintoresca y ingenua, ¿qué visión de Israel nos animaría? Nosotros, como colectivo, ¿todavía creemos en algo? Si es así, ¿en qué? Y si no creemos, ¿por qué nos atrevemos a imaginar que podemos sobrevivir mucho tiempo en esta región?

La tragedia amarga de Amona es que no tuvimos más remedio que derribar las puertas de la sinagoga, pero al hacerlo también continuamos desmantelando nuestro mito nacional. El sionismo transformó al pueblo judío porque fue una aspiración que trataba de hacerlo  parte de un proyecto transformador. ¿Nos hemos perdido porque tal vez nosotros mismos lo estamos desmantelado?

Si hace una semana deberíamos estar llorando, a continuación, durante las próximas semanas y más allá, deberíamos sentir la necesidad de reimaginar y reactivar nuestros sueños, de redescubrir nuestro propósito. El sionismo sobrevivirá solamente si su estado es sentido como una aspiración nacional. Nuestros hijos y los suyos vivirán en esta tierra solamente si todavía pueden creer, sin problemas conscientes ante sí mismos, y llenos de alegría, que hemos vuelto a la Tierra de Israel para construir en ella, y al hacerlo, formar parte de ella .

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home